El renacido’ es la última gran apuesta del director mexicano González Iñarritu. Basada en hechos reales y ambientada en 1823, narra las hazañas del trampero Hugh Glass (Leonardo DiCaprio), que durante una expedición en la América más salvaje sufre el ataque de un oso y es abandonado a su suerte por un miembro de su equipo, John Fitzgerald (Tom Hardy). Con ansias de supervivencia y venganza, Hugh Glass hace todo lo posible por mantenerse con vida en un territorio hostil, enfrentándose a un profundo invierno y a las continuas guerras entre tribus de nativos americanos. Ya en 1971 el director Richard Sarafian llevaba a la gran pantalla las vivencias de Hugh Glass en ‘Man in the Wildernes’, protagonizada por Richard Harris y John Huston. En este caso, es Iñarritu quien ha convertido la historia del explorador y trampero estadounidense en una gran experiencia cinematográfica en ‘El renacido’, en la que resaltan la precisión técnica de las imágenes y la dramática lucha de Leonardo DiCaprio contra la implacable naturaleza.

Siguiendo la misma tónica que ‘Birdman’ (también de Iñarritu), ‘El renacido’ tiene todas las papeletas de ser la gran triunfadora en la próxima edición de los Premios Oscar. Entre las 12 nominaciones, mejor actor para Leonardo DiCaprio. El actor ha estado nominado en cinco ocasiones y quizás esta sí sea su ocasión para conseguir la ansiada estatuilla. No sería de extrañar si se valora su excepcional interpretación física y emocional, en la que demuestra cómo el ser humano puede ser capaz de sobrevivir en las condiciones más extremas. Tom Hardy, nominado en los Oscar a mejor actor de reparto, también manifiesta con creces sus dotes interpretativas en su papel como antagonista. Ambos actores son dos figuras clave en el desarrollo de la trama del filme y llegan al extremo en sus interpretaciones.

el-renacido-dicaprio1

Leonardo DiCaprio en ‘El renacido’.

Otro de los puntos fuertes de ‘El renacido’ es la magnífica puesta en escena. Por un lado, unas imágenes estéticamente muy cuidadas y realizadas por el fotógrafo Emmanuel Lubezki. Por otro, la indudable belleza de los paisajes glaciales escogidos para la grabación, ubicados en su mayoría en Canadá y Argentina. Una localización perfecta a ojos del espectador y complicada en cuanto a filmación. Iñarritu lo tenía claro, no quería cromas ni paisajes digitalizados. El resultado, 11 meses de rodaje en localizaciones exteriores y con temperaturas que llegaron a marcar los 30 grados bajo cero.

En definitiva, Iñarritu ha conseguido configurar una obra cinematográfica que se desarrolla durante más de dos horas, con un ritmo pausado y sin demasiados diálogos, pero cuyo lenguaje artístico cala en el espectador. Una fastuosa producción que eleva a ‘El renacido’ a lo más alto, erigiéndose como una de las mejores películas que ha dejado el 2015.

el-renacido

Paisaje glacial en una de las escenas de ‘El renacido’.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.