El Park Güell es una de las obras más destacadas del arquitecto catalán Antoni Gaudí. Su construcción comenzó en el año 1900, cuando el político Eusebi Güell encargó el proyecto con el objetivo de crear un lugar destinado únicamente a las familias acomodadas. La creación del Park Güell se inició con buen pie y en 1903 ya se habían realizado los dos pabellones de la entrada, la escalinata principal, un refugio para caballos y una explanada.

A partir de 1907 el Park Güell empezó a utilizarse para la celebración de determinados actos que se llevaban a cabo en la Plaza de la Naturaleza, situada sobre la Sala Hipóstila. Los coloridos bancos cerámicos de su alrededor se finalizaron en 1914. Sin embargo, la venta de parcelas a familias acomodadas no resultó ser una tarea fácil. Los motivos principales fueron el elevado precio y la mala comunicación que por ese entonces tenía el parque. Esta situación provocó que en 1914 las obras se paralizaran y el Park Güell se convirtió en un jardín privado que Gaudí cedía para actos públicos.

park-guell

Los dos pabellones vistos desde la Plaza de la Naturaleza. Fotografía: Alejandro Méndez.

En 1918 fallece Eusebi Güell y el parque es ofrecido al Ayuntamiento de Barcelona. Años más tarde, en 1926, el Park Güell se convierte en un lugar público y en un indudable símbolo de identidad de la ciudad. Desde entonces, el parque ha ido aumentando su popularidad siendo a día de hoy uno de los principales atractivos turísticos de Barcelona. El Park Güell se divide en diversas zonas destacadas por su naturaleza y riqueza arquitectónica.

La Escalinata del Dragón

Esta escalinata es uno de los lugares más característicos del Park Güell debido a su imponente dragón, más popularmente conocido como una salamandra que actúa, además, a modo de fuente. Las escaleras están rodeadas por dos muros de mosaicos y finalizan en la Sala Hipóstila. 

park-guell0

Salamandra en la Escalinata del Dragón. Fotografía: Alejandro Méndez.

Sala Hipóstila

La Sala Hipóstila está conformada por 84 columnas inspiradas en el orden dórico. Las columnas situadas hacia el exterior están configuradas de forma inclinada desafiando las leyes clásicas de arquitectura. En el techo se sitúan pequeñas cúpulas en las que se combinan diversos colores de mosaicos cerámicos.

park-guell3

Parte superior de la Sala Hipóstila. Fotografía: Alejandro Méndez.

image

Vista de la Escalinata del Dragón y la Sala Hipóstila. Fotografía: Alejandro Méndez.


 

Plaza de la Naturaleza

La Plaza de la Naturaleza está ubicada sobre la Sala Hipóstila y es el lugar en el que se llevaban a cabo los actos públicos. Se trata de una gran explanada rodeada por ondulados bancos de cerámica que también funcionan como barandilla. La parte superior de la plaza está excavada en roca y rodeada por numerosas palmeras.

park-guell6

Bancos ondulados realizados con mosaicos. Fotografía: Alejandro Méndez.

Pórtico de la Lavandera y los Jardines de Austria

El Pórtico de la Lavandera es el camino que conecta la Plaza de la Naturaleza con la antigua casa señorial en la que Eusebi Güell residía y que desde 1931 es utilizada como colegio. Este pórtico destaca por su forma circular y es uno de los ejemplos de arquitectura orgánica de Gaudí.

Por otra parte, los Jardines de Austria tienen unas increíbles vistas y están completamente rodeados de naturaleza. Además, desde este punto se pueden apreciar las dos casas que se construyeron en el parque, la de Eusebi Güell y la del abogado Martí Trias i Domènech.

park-guell7

Parte superior de la Plaza de la Naturaleza. Fotografía: Alejandro Méndez.

Sobre El Autor

Periodista. Fundador de Culturavia.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.