Zaanse Schans es un pueblo holandés ubicado en el municipio de Zaanstad, en la provincia del norte de Holanda. Sus históricos molinos y la arquitectura tradicional de sus casas hacen que sea el destino perfecto para conocer el estilo de vida en el área de Zaan durante los siglos XVIII y XIX. En esta época Zaanse Schans era una de las regiones industriales más importantes de Holanda, en la que sus numerosos molinos producían aceite de semillas, pintura, mostaza, o papel, entre otros productos. La mayor parte de estos molinos superan los 200 años y algunos siguen actualmente en funcionamiento.

Cada año llegan a Zaanse Schans más de 1 millón de visitantes, atraídos tanto por su riqueza histórica y arquitectónica como por sus paisajes y naturaleza. Muchas de sus emblemáticas casas se han convertido en museos, tiendas o talleres en los que se muestran oficios de la época como la creación de zuecos o quesos. Los edificios de carácter histórico están en su mayoría pintados de color verde, siendo esta tonalidad ya un emblema de Zaanse Schans.

La icónicos molinos de Zaanse Schans

A finales del siglo XVI comenzó a aumentar el comercio y la industria en Ámsterdam. Para que este desarrollo industrial continuase creciendo, se decidió instalar una zona de molinos en Zaanse Schans. Durante el siglo XVII se construyeron así más de 600 molinos a lo largo del río Zaan, convirtiéndose en la región industrial más importante del país.

Hoy en día estos molinos se han convertido en el principal atractivo de Zaanse Schans. La mayor parte se pueden visitar, lo que te permitirá conocer cómo funciona este tipo de maquinaria impulsada por el viento. Así mismo, los llamativos colores de estos molinos y su ubicación a las orillas del río Zaan harán que retrocedas en el tiempo.

Una escapada recomendada desde Ámsterdam 

Zaanse Schans se encuentra a tan solo 15 kilómetros desde Ámsterdam, por lo que es la opción perfecta para escaparse un día de la ciudad y conocer esta zona de estilo rural. Además, resulta muy sencillo llegar, tanto en autobús como en tren desde la Estación Central de Ámsterdam. En definitiva, pasar un día en Zaanse Schans es una experiencia totalmente recomendable que te permitirá conocer otra cara de los Países Bajos.


zaanse-schans-molinos
zaanse-schans-zuecos

 

Sobre El Autor

Periodista. Fundador de Culturavia.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.