Salamanca es la opción ideal para aquellos que buscan adentrarse en la historia y estar en contacto directo con la naturaleza. Las extensas dehesas de encinas, los campos de cereales o los impresionantes Arribes del Duero son algunos de los motivos por los que visitar esta  provincia situada en la comunidad autónoma de Castilla y León.

Además de la incuestionable belleza de los paisajes naturales, su centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988, es otro de los lugares que no debes pasar por alto en Salamanca. La importancia histórica y arquitectónica de la ciudad se respira a través de sus monumentos y edificios.

La Plaza Mayor es el corazón de Salamanca, centro de la vida social de la ciudad. De estilo barroco, fue construida entre 1729 y 1756 siguiendo el diseño estipulado por el prestigioso arquitecto Alberto Churriguera. Actualmente la rodean numerosos restaurantes y terrazas. Entre ellos se encuentra la cafetería más antigua de la ciudad, el Café literario Novelty, inaugurado en 1905 y lugar de encuentro de importantes artistas y literatos como Miguel de Unamuno, Ortega y Gasset, Juan Benet o Antonio Tovar.

La Plaza Mayor de Salamanca fue declarada Bien de Interés Cultural (BIC) en diciembre de 1973

La Plaza Mayor es el punto de partida perfecto para conocer el casco antiguo de Salamanca. Cerca se encuentran la Catedral Vieja, de estilo románico, y la Catedral Nueva, de estilo gótico. Continuando el camino a través de la Plaza del Corrillo puedes disfrutar de representativos lugares de la ciudad como la Iglesia de San Martín o la Casa de las Conchas. Otras de las visitas obligatorias son el Puente Romano, las Torres de la Clerecía, el Convento de San Esteban, el Huerto de Calixto y Melibea o el Museo de Art Nouveau Art Déco.

 

Pasear por Salamanca es un estímulo para todos los sentidos, especialmente al atardecer, cuando el sol transforma en color oro la piedra franca de Villamayor, material con el que se construyeron los monumentos y edificios históricos. Una maravilla visual que anima a los visitantes a sumergirse en las costumbres culinarias de la provincia y a degustar populares platos en los locales tradicionales.

La cocina de Salamanca se caracteriza por hacer de puente entre la gastronomía extremeña y la castellana

Los citados atractivos monumentales se unen al carácter estudiantil de Salamanca, destino universitario por excelencia. La Universidad de Salamanca fue la primera en España y es una de las universidades más antiguas de Europa junto con Bolonia, Oxford y París. Fue fundada en 1218 por Alfonso IX de León y es un icono indudable de la ciudad. La rana ubicada en la fachada de la universidad se ha convertido con el paso del tiempo en un atractivo turístico, llamando la atención de los visitantes que acuden en su búsqueda. Así pues, es ya tradición buscar este detalle ornamental que se sitúa sobre una de las calaveras de la fachada.

La Universidad de Salamanca comparte lugar con la Universidad Pontificia, fundada en 1940 y caracterizada por su arquitectura interior y exterior y por su amplia oferta de cursos para aprender español.  Los programas de intercambio y los cursos intensivos de la Universidad Pontificia atraen anualmente a miles de estudiantes que llegan de distintas partes del mundo con el objetivo de aprender o mejorar su castellano. Y no es de extrañar, pues en Salamanca nació la primera gramática de la lengua española (Siglo XV), aspecto fundamental para la expansión del castellano por todo el mundo.

Este distintivo de Salamanca como cuna del castellano la ha erigido como el destino más solicitado en España para aprender nuestro idioma, posicionándose así como un referente mundial en cuanto a la enseñanza del español. Sin duda, una afluencia de estudiantes que hacen que la ciudad salmantina destaque por su marcado carácter universitario.

En definitiva, el patrimonio arquitectónico y el espíritu joven de Salamanca la convierten en una ciudad dinámica que entremezcla historia y modernidad. Un compendio de características que ha permitido que esta provincia de Castilla y León haya ostentado importantes títulos como el de Capital Europea de la Cultura en el año 2002. ¿Necesitas más razones para visitar Salamanca? ¡Adelante!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.