Claude Monet (1840-1926) fue un pintor francés destacado por ser uno de los principales promotores del movimiento impresionista. Nacido en París, pasó la mayor parte de su infancia en Le Havre (Normandía), donde pudo desarrollar su vocación artística asistiendo a clases de dibujo. Sus primeros trabajos fueron caricaturas de profesores y otros estudiantes que eran expuestas en una marquería de la ciudad, un género completamente distanciado del estilo por el que es conocido actualmente.

Durante su estancia en Le Havre Claude Monet conoció a Eugène Boudin, pintor francés que lo anima a introducirse en la pintura al aire libre. Tras percatarse de que su verdadera pasión era la pintura, Monet decide trasladarse a París a finales de la década de los 50 para formarse en la Academia de Charles Suisse. No obstante, en 1861 se ve obligado a abandonar su aprendizaje para cumplir con el servicio militar obligatorio, siendo destinado a Argelia. Un año más tarde, en 1862, enferma de fiebre tifoidea y regresa a Le Havre. Allí retoma su carrera como pintor inscribiéndose en el taller del artista suizo Charles Gleyre, en el que también estudiaban Pierre-Auguste Renoir, Alfred Sisley o Frédéric Bazille.

En 1865 Claude Monet regresa a París, aunque en esta ocasión acompañado de su amigo Bazille. Ambos se establecen en la capital francesa con el objetivo de encauzar sus respectivas carreras artísticas. En un principio, la obra de Claude Monet tuvo una excelente acogida por la crítica y uno de sus cuadros, ‘Camille con vestido verde’ (1866), llegó a exhibirse en el prestigioso Salón de París. Ante los buenos resultados, Monet continuó trabajando y pintó ‘Mujeres en el jardín’, cuadro que también presentó al Salón de París. Sin embargo, esta vez la obra fue rechazada y la situación económica del pintor francés empezó a empeorar. Buscando el apoyo de su familia, Monet opta por pasar el verano de 1867 en Le Havre, etapa en la que pinta ‘La terraza de Sainte-Adresse’, una de sus obras paisajistas más representativas.

En 1867 Bazille compra la obra ‘Mujeres en el jardín’ con el objetivo de ayudar económicamente a su amigo Claude Monet, que ya había tenido su primer hijo con Camille Doncieux, musa del cuadro ‘Camille con vestido verde’

claude-monet-terraza-sainte-adresse

‘La terraza de Sainte-Adresse’ (1867) – Claude Monet.

Tras una nueva negativa del Salón de París a otra de sus obras, Claude Monet decide tomar otro camino y se muda a Londres. Allí se relaciona con artistas impresionistas como Camille Pissarro o William Turner. Con su traslado a la capital británica, Monet evitó ser reclutado tras el estallido de la Guerra Franco-Prusiana. Sin embargo, su amigo Bazille sí participó en la contienda y falleció en 1870 en el frente de batalla.



En 1871 Claude Monet recibe una pequeña herencia por la muerte de su padre. Aprovechando su mejora económica y el fin de la guerra, regresa a Francia y se asienta con su mujer e hijo en Argenteuil. En este periodo experimenta con los efectos de la luz y el color en los paisajes, tal y como se aprecia en ‘La casa del artista en Argenteuil’ (1873).

Más tarde, en 1874, Claude Monet participa en una exposición privada con otros reputados artistas como Renoir, Sisley, Pisarro, Cézanne o Gaullaumin. Entre todos, además, comenzaron a establecer las bases y principios del movimiento impresionista. Para la exposición Monet escogió ‘Impresión, sol naciente’ (1872), una de sus pinturas más significativas. En 1876 colabora en una segunda exposición impresionista que ayuda a que el movimiento cobre mayor importancia. Posteriormente, en 1878, Monet tiene su segundo hijo y, un año después, su mujer Camille fallece tras un aborto inducido fallido.

En los años 80 repunta el mercado de pinturas impresionistas y Claude Monet tiene suficiente solvencia económica para trasladarse a la localidad francesa de Giverny. Allí se establece con sus dos hijos y su nueva pareja sentimental Alice Hoschedé. En esta etapa Claude Monet trabajó especialmente en el jardín de su casa, en el que construyó un estanque colmado de nenúfares y plantó diversas especies como sauces y árboles exóticos. Su preciado jardín pronto se convirtió en la principal fuente de inspiración del artista, surgiendo obras como ‘El puente japonés’ (1899) o ‘El estanque de las ninfeas’ (1900).

El pintor francés Édouard Manet influyó notablemente en la obra de Claude Monet y en la de otros artistas considerados como promotores del impresionismo




Los últimos años de Claude Monet estuvieron marcados por una elevada productividad artística. Sin embargo, esto cambió drásticamente cuando se acrecentaron sus problemas de cataratas. Pronto comenzó a perder la vista lo que obstaculizó de forma notable su progreso artístico. Monet llegó a romper bocetos y cuadros sin terminar con el objetivo de que no llegaran al mercado del arte. Todo ello, sumado a la muerte de su segunda esposa y al fallecimiento de uno de sus hijos provocaron una profunda depresión en el artista. Finalmente, falleció en 1926 en Giverny.

Claude Monet dejó tras de sí una imborrable aportación al mundo del arte a través de su extensa colección de obras impresionistas. Inició su carrera influenciado por el realismo pictórico y finalizó con una pintura más naturalista y abstracta marcada por la disolución de las formas. A pesar de las diferentes influencias, su pintura comparte un excepcional tratamiento de la luz y el color con el que Monet conseguía captar y representar todo aquello por lo que se sentía atraído.

'El puente japonés' (1899) - Claude Monet.

‘El puente japonés’ (1899) – Claude Monet.

Sobre El Autor

Periodista. Fundador de Culturavia.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.