Si hacemos un recorrido por la historia del diseño gráfico es imposible no encontrarnos con el nombre de Saul Bass. Nacido en 1920 en Nueva York, sus trabajos más destacados estuvieron vinculados a la industria cinematográfica y al diseño corporativo de algunas de las empresas más importantes de Estados Unidos. Actualmente está considerado como un genio de los títulos de crédito y su personal estilo es objeto de estudio en las escuelas de diseño.

Saul Bass, que desde pequeño canalizaba su interés artístico a través del dibujo, comenzó su formación en el Artes League de Nueva York. Una vez graduado, decidió proseguir sus estudios en el Colegio de Brooklyn donde tuvo la oportunidad de conocer al diseñador húngaro Gyorgy Kepes, quien lo introdujo en el estilo Bauhaus y en el constructivismo ruso. Tras trabajar en diversas agencias de diseño en Nueva York, en 1946 se muda a Los Ángeles, y cuatro años más tarde, en 1950, funda su propio estudio de diseño.

En un primer momento su estudio estaba enfocado al desarrollo de proyectos vinculados a la publicidad. Sin embargo, esta labor se diversificó cuando el cineasta independiente Otto Preminger propuso a Saul Bass diseñar el póster de su película ‘Carmen Jones’ (1954). El resultado gustó tanto a Preminger que lo invitó a diseñar también los títulos de crédito del filme.

 
Saul Bass comenzó así una excepcional trayectoria profesional marcada por el revolucionario diseño tanto de los póster como de las secuencias iniciales de películas populares como ‘El hombre del brazo de oro (1955), de Otto Preminger, ‘Vértigo’ (1958) o ‘Con la muerte en los talones’ (1959), ambas de Alfred Hitchcock, ‘West Side Story’ (1961), de Robert Wise y Jerome Robbins, o ‘Uno de los nuestros’ (1990), de Martin Scorsese, entre otras.


Durante más de 40 años Saul Bass se erigió como el diseñador de títulos de crédito más solicitado. Los directores eran conscientes de que con Bass conseguían captar al público desde el primer minuto de largometraje

Saul Bass transformaba los créditos iniciales en una pequeña obra de arte con la que conseguía enganchar al espectador. Para ello incluía marcos de color sólido, jugaba con distintas formas geométricas e integraba animaciones minimalistas. Un innovador estilo con el que lograba que los créditos fueran mucho más que una simple sucesión de nombres. Además de sus magníficos trabajos relacionados con la industria cinematográfica, Saul Bass también fue el responsable de la identidad corporativa de populares empresas como AT&T, United Airlines, Kleenex, Minolta o Warner Music.

Títulos de crédito diseñados por Saul Bass para ‘Vertigo’ (1958) de Alfred Hitchcock

Sobre El Autor

Periodista. Fundador de Culturavia.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.