Vincent William van Gogh (1853-1890) fue un pintor neerlandés destacado por el estilo individualista y personal de sus obras. Nacido en Zundert, era el mayor de los seis hijos de un pastor evangelista. Su hermano Theo, cuatro años menor que él, fue un pilar fundamental para su desarrollo artístico. Ambos mantuvieron una estrecha relación y fue de las pocas personas que llegó a comprender el universo creativo del artista.

Vincent van Gogh comenzó a trabajar a los 16 años como aprendiz en la galería Goupil, una importante compañía editora de reproducciones de arte y fotografía. En 1873 fue destinado a la sucursal de Goupil ubicada en Londres, y dos años más tarde, en 1875, fue trasladado a París. Durante su estancia en la capital francesa Van Gogh asistió a exposiciones de pintores paisajistas como Jean-François Millet y acrecentó aún más su gusto por el arte.

En 1876 fue despedido y regresó a Holanda, donde comenzó a desarrollar un vínculo especial con aquellos que vivían sumergidos en la pobreza y la miseria. Esta vocación le llevó a trasladarse a Ámsterdam en 1877 para cursar teología. Sin embargo, tuvo que desistir tras ser rechazado por sus dificultades para expresarse en público y por no manejar ni el latín ni el griego. No obstante, su profunda vocación hizo que le enviaran como misionero a la región de Mons (Bruselas), lo que le permitió conocer las pésimas condiciones en las que vivían los mineros de la zona.

comedores-de-patatas-van-gogh

‘Los comedores de patatas’ (1885) – Vincent van Gogh.

En 1880 se estableció en Bruselas y conoció al pintor Anthon van Rappard, con quien mantuvo una larga relación. En esta etapa Van Gogh se inicia en la pintura, plasmando en sus dibujos el día a día de campesinos y mineros. Su primera obra, ‘Los comedores de patatas’ (1885), es una muestra de este primer periodo artístico de Van Gogh, caracterizado por abordar problemas sociales a través de tonalidades oscuras.

Durante su estancia en Bruselas Vincent van Gogh escribía con frecuencia a su hermano Theo, quien ocupaba ahora su antiguo empleo en la galería Goupil de París




En 1886 regresó a París para reunirse con su hermano Theo. Allí se pudo relacionar con pintores impresionistas y postimpresionistas como Paul Gauguin, Georges Seurat, Émile Bernard o Camille Pissarro. Fue entonces cuando Van Gogh empezó a definir su pintura, introduciendo en su paleta la luminosidad de los colores vivos y desarrollando un notable interés por la naturaleza.

Siguiendo los consejos de su hermano, Van Gogh se trasladó en 1888 a Arlés, con el objetivo de que la soleada ciudad del sur de Francia influyera en la vitalidad de sus pinturas. Y así fue, pues su obra comienza a transmitir una gran carga simbólica y pasional a través del tratamiento subjetivo de la luz y el color. Así mismo, su pintura se convierte en un vehículo de expresión personal, reflejando sus emociones y estados de ánimo. Algunas de obras más destacadas de Van Gogh en esta etapa son ‘El dormitorio en Arlés’ (1888), ‘Terraza de café por la noche’ (1888) o ‘La Noche Estrellada sobre el Ródano’ (1888).

dormitorio-en-arles-van-gogh

‘El dormitorio en Arlés’ (1888) – Vincent van Gogh.

Sin embargo, la soledad empezó a pasar factura a Van Gogh, quien decidió alquilar una casa e invitar a aquellos artistas con los que compartía intereses. Ante la propuesta, Paul Gauguin acudió a Arlés para instalarse en la ‘casa amarilla’ (denominada así por el color de sus paredes). Allí pasó una temporada con Van Gogh que finalizaría tras una violenta discusión entre ambos. Según se recoge en las memorias de Gauguin, Van Gogh llegó a atacarle con una navaja de afeitar. Posteriormente, arrepentido por su acto, se cortó el lóbulo de la oreja tal y como se puede observar en su obra ‘Autorretrato con la oreja cortada y pipa’ (1889).

La obra de Vincent van Gogh se encuadra dentro del impresionismo y posimpresionismo. En sus últimas obras también se observa la utilización de técnicas expresionistas

Ante el desencuentro, Gauguin decidió no seguir conviviendo con Van Gogh y se trasladó a París. A partir de este hecho comenzaron a aflorar los problemas psiquiátricos del artista neerlandés, quien llegó a ingresar de forma voluntaria en el manicomio de Saint-Rémy (Francia). En esta tormentosa época de Van Gogh destaca la presencia de remolinos en sus pinturas, como se puede apreciar en su obra cúspide ‘La noche estrellada’ (1889).


autorretrato-oreja-cortada-pipa

‘Autorretrato con la oreja cortada y pipa’ (1889) – Vincent van Gogh.

Tras permanecer dos meses ingresado en el manicomio, Van Gogh puso rumbo a París para reencontrarse con su hermano. Durante este último periodo Van Gogh pintó intensamente y llegó a producir más de 70 cuadros en dos meses. Ejemplo de ello son ‘La siesta’ (1890) o ‘Campos en Cordeville, en Auvers-sur-Oise’ (1890). Sin embargo, fue una etapa muy complicada, marcada por el agravamiento de su salud mental y por las constantes depresiones del artista tras sentir que su arte no era admirado ni valorado.

A pesar de la medicación, Vincent van Gogh no mejoró y el 27 de julio de 1990 puso fin a su vida disparándose en el pecho mientras paseaba por el campo. Su hermano Theo, sumido en el dolor, hizo lo mismo seis meses después. Fallecieron a los 36 y 33 años respectivamente y fueron enterrados en el cementerio de Auvers (Francia).

A lo largo de su carrera profesional Van Gogh realizó aproximadamente 900 cuadros y más de 1600 dibujos. Como otros muchos pintores, sus obras comenzaron a ser admiradas después de su muerte. Vincent van Gogh está considerado como uno de los artistas más importantes del siglo XX por su influencia a movimientos posteriores como el expresionismo o el fovismo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.