La Gran Muralla es uno de los símbolos más célebres de China. Fue construida entre el siglo V a. C. y el siglo XVI con el fin de proteger el Imperio chino de los ataques nómadas. Su longitud aproximada es de 21.000 kilómetros y se extiende desde la frontera con Corea hasta el desierto de Gobi, situado entre el norte de China y el sur de Mongolia. Su historia y riqueza arquitectónica la han convertido en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, además de una de las siete maravillas del mundo moderno.

La construcción de la Gran Muralla China se puede dividir en varias etapas. La primera abarca el periodo previo a la unificación, cuando el país seguía bajo un sistema feudal. En esta primera fase la Gran Muralla era aún un proyecto de futuro desarrollado por varios estados y que tenía como finalidad la protección de invasiones de pueblos extranjeros. Así pues, en este periodo destaca especialmente el comienzo de la construcción de pequeños muros de defensa.

El segundo periodo muestra a una China ya unificada estableciéndose la dinastía de Qin. Este rey se caracterizó por implantar medidas que reforzaban la unión del país chino, llevando a cabo proyectos de notable envergadura como la construcción de diversas fortificaciones que configuran la actual la Gran Muralla China. Con la muerte de Qin Shi Huang y el decaimiento de su dinastía comienza el tercer periodo. En esta etapa la Gran Muralla permaneció años abandonada, exceptuando la labor de Han Wudi, que restauró partes de la construcción extendiéndola a través de lo que se conoce como la Ruta de la Seda (red comercial entre Europa y Asia).

Con el final de la dinastía de Han Wudi, China se dividió en tres reinos por problemas internos, quedando en un segundo plano la construcción y el mantenimiento de la muralla. Se inicia así una cuarta etapa que se caracteriza por la poca actividad de la Gran Muralla, ya que su construcción permaneció paralizada desde el año 220 hasta el 1300. Es más tarde, en la quinta etapa protagonizada por la dinastía de Ming en la que se reaviva la Gran Muralla China para evitar conflictos. De esta forma, consiguió evitarse el avance de los manchúes (grupo étnico de Machuria) gracias a la utilización de materiales más resistentes de los que se habían utilizado con anterioridad. 

 


Otras curiosidades de la Gran Muralla China

1. Actualmente se han desarrollado programas de conservación, especialmente cerca de la ciudad de Pekín. No obstante, otros tramos están en muy mal estado debido al deterioro o la erosión.

2. A lo largo de la Gran Muralla hay diversos fuertes de vigilancia que utilizaban sistema de humo para impedir ataques.

3. La Gran Muralla China está considerada como un gran cementerio ya que más de 10 millones de trabajadores murieron en su construcción. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.