Septiembre de 1939. Comienza la invasión de Polonia por parte de la Alemania nazi, principal detonante de la Segunda Guerra Mundial. Polonia no resiste ante la superioridad del ejército alemán y cae rendida el 6 de octubre de ese mismo año. A partir de entonces, comienza una etapa negra para los ciudadanos polacos, especialmente para aquellos con creencias judías.

Meses más tarde, en 1940, las autoridades de las SS inician la construcción del campo de concentración y exterminio Auschwitz-Birkenau. Situado aproximadamente a unos 60 kilómetros del oeste de Cracovia, se dividía en tres campos; Auschwitz I, Auschwitz II o Auschwitz-Birkenau y Auschwitz III.

Auschwitz1

Inscripción «Arbeit macht frei» (El trabajo te hace libre) en la entrada al campo de concentración Auschwitz I.

Mayo de 1940. Empieza la construcción del primer campo, Auschwitz I, que un primer momento tenía como objetivo albergar a prisioneros políticos provenientes del ejército polaco. No obstante, pronto comenzaron a llegar judíos, gitanos, homosexuales, intelectuales y prisioneros soviéticos.

Este primer campo tenía tres funciones; en primer lugar, retener a todos aquellos enemigos del régimen nazi, en segundo, utilizar a los mismos prisioneros como mano de obra para la producción de armamento y construcción de posteriores campos y, en tercer lugar, eliminar a pequeños grupos que por sus creencias o ideologías eran considerados por el Tercer Reich como una amenaza para el desarrollo y seguridad de la Alemania nazi.

Auschwitz3

Homenaje a las víctimas del Holocausto en el campo Auschwitz I.

Los ingenieros de las SS construyeron en Auschwitz I una cámara de gas y un crematorio, un hospital/laboratorio en el que se realizaban investigaciones y experimentos con los prisioneros y un lugar específico para ejecuciones en el que fueron asesinados aproximadamente 70.000 personas.

El doctor Josef Mengele era uno de los médicos de Auschwitz I. Seleccionaba a los prisioneros que iban a ser enviados a las cámaras de gas y realizaba con otros experimentos mortales. Al finalizar la guerra, huyó a Sudámerica, donde murió en Brasil sin llegar a ser nunca capturado

Cuando los presos llegaban a Auschwitz I, lo primero que encontraban en la entrada era la inscripción «Arbeit macht frei» (El trabajo te hace libre). De esta forma, se les daba falsas esperanzas inculcándoles que con trabajo podían llegar a ser libres en un futuro. Posteriormente, con la construcción de los campos Auschwitz-Birkenau y Auschwitz III, Auschwitz I se convirtió en el principal centro administrativo de todo el complejo nazi.

Octubre de 1941. Se inicia la construcción de Auschwitz-Birkenau o Auschwitz II, diseñado con una extensión mucho mayor que la del primer campo. Fue configurado por los nazis para llevar a cabo la “Solución final”, plan que consistía en la exterminación de los judíos europeos. Llegó a albergar hasta 100.000 prisioneros y más de un millón de personas fueron asesinadas en las cámaras de gas.

Auscwitz8

Auschwitz-Birkenau o Auschwitz II.

El proceso de exterminio comenzaba con la llegada de las víctimas en trenes de carga a los campos de concentración. Los prisioneros eran seleccionados por un médico como “aptos” para realizar trabajos forzados o “no aptos”. En caso de no superar el proceso de selección, eran enviados directamente a las cámaras de gas donde los asesinaban con Zyklon B. Para evitar el pánico, los guardias de las SS simulaban que iban hacia las “duchas”. Antes de entrar a las cámaras, les obligaban a desvestirse y a depositar todas sus pertenencias. Posteriormente, los cadáveres eran llevados a los hornos crematorios.

El Zyklon B era un pesticida conformado principalmente por cianuro. Durante Segunda Guerra Mundial se depositaba en forma de gránulos en las cámaras de gas. Fue fabricado por la compañía IG Farben, que incluía a la farmacéutica Bayer.

En octubre de 1942 se crea Auschwitz III, que funcionaba como un campo de trabajo forzado utilizado por la empresa IG Farben.

auschwitz10

Envases encontrados del Zyklon B.

Enero de 1945. El Ejército Rojo avanza hacia Polonia y las SS comienzan a evacuar Auschwitz en lo que se conoce como “las marchas de la muerte”.  Aproximadamente 60.000 prisioneros fueron obligados a marchar hacia otros campos ubicados en Alemania. Más de 15.000 prisioneros murieron durante estas marchas debido a su debilitamiento físico.

El 27 de enero los soviéticos llegan al campo de concentración Auschwitz-Birkenau y liberan a alrededor de 7.000 prisioneros. Sin embargo, la mayoría de ellos se encontraban enfermos y en pésimas condiciones. Para entonces, 1,1 millón de personas ya habían perdido la vida a manos de los guardias de las SS entre 1940 y 1945.

Auschwitz9

Zona de «aseo» en Auschwitz II.

Auschwitz-Birkenau, visita complicada pero de gran interés histórico

Visitar el campo de concentración Auschwitz-Birkenau no es sin duda agradable. Sin embargo, se trata de una visita imprescindible para todos aquellos interesados en la historia y en un pasado aún muy reciente. Actualmente es posible visitar Auschwitz I y Auschwitz-Birkenau, ambos conservados perfectamente exceptuando las cámaras de gas del segundo campo que, en este caso, están en ruinas tras haber sido destruidas por las SS en su intento de destruir pruebas inculpatorias.

Como decía el filósofo George Santayana, “aquellos que olvidan la historia están condenados a repetirla”, y visitar Auschwitz es una forma de no olvidar lo que allí ocurrió.

Sobre El Autor

Periodista. Fundador de Culturavia.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.