Este año la campaña de la Lotería de Navidad la protagoniza Justino, un guardia de seguridad que cada día se despierta a las 22:00 horas para acudir a su puesto de trabajo en una fábrica de maniquíes. Al tener el turno de noche, no ve al resto de empleados. No obstante, Justino no está solo, pues tiene tiene la compañía de los maniquíes con los que juega y pasa el rato.

A medida que llega la Navidad, Justino aprovecha los maniquíes para comunicarse con los compañeros de trabajo del turno de día y alegrarles la jornada laboral. Mientras Justino solo piensa en sorprender a sus compañeros felicitándolos por su cumpleaños o haciendo un árbol gigante de maniquíes, llega el Sorteo de Navidad. Todos se apuntan en la lista para participar, pero Justino, centrado en hacer feliz a los que le rodean, olvida poner su nombre.

El día de la Lotería Justino lee en el periódico que la empresa en la que trabaja ha resultado la ganadora del sorteo. Él recuerda que este año había olvidado participar. Para su sorpresa, al llegar al trabajo se encuentra con uno de sus maniquiés sosteniendo un décimo en la mano. Sus compañeros se habían acordado de Justino como él siempre se acordaba de ellos.

Y con la frase «El mayor premio es compartirlo» finaliza este corto de animación creado por la agencia de publicidad Leo Burnett. Se trata del primer año en el que los protagonistas del anuncio son personajes animados. ¿Qué te parece el resultado? 

Sobre El Autor

Periodista. Fundador de Culturavia.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.