Salvador Dalí en 1939. Autor: Carl Van Vechten.

Salvador Dalí en 1939. Autor: Carl Van Vechten.

Salvador Dalí fue un polifacético artista considerado como uno de los mayores exponentes del surrealismo. Nacido en Girona en la primavera de 1904, dejó tras de sí un magnífico repertorio de obras que muestran su excéntrica y peculiar personalidad. Además, el ingenioso y provocador estilo del pintor lo convirtió en uno de los artistas más controversiales del siglo XX.

Su formación en el mundo del arte comienza en 1921, año en el que Dalí se traslada a Madrid para estudiar Bellas Artes en la Academia de San Fernando. En la Residencia de Estudiantes, donde se hospedaba, conoce al poeta Federico García Lorca y al cineasta Luis Buñuel. Con ellos entabla amistad rápidamente y realiza algunos trabajos, por un lado, el diseño del escenario de la primera obra teatral de Lorca, ‘Mariana Pineda’, y por otro, la realización del guión de la película ‘Un perro andaluz’, con Luis Buñuel.

En 1929 se une a través de Joan Miró al grupo surrealista francés liderado por el poeta André Bretón. Sin embargo, Dalí fue expulsado del movimiento años más tarde, en 1934, por su ideología política. Posteriormente, Dalí vuelve a Cataluña y pasa el verano en Cadaqués, donde conoce a Gala, mujer con la que compartirá el resto de sus días y que influirá en el carácter erótico de obras como ‘El gran masturbador’.

Dalí no solo se dedicaba a la pintura, sino que también destacó en el ámbito del cine. Un claro ejemplo es ‘Un perro andaluz’, película representativa del cine surrealista que desarrolló con Luis Buñuel.

'El gran masturbador' (1929) - Salvador Dalí.

‘El gran masturbador’ (1929) – Salvador Dalí.






En el inicio de la década de los 30 Dalí comienza a desarrollar su particular estilo, fijando las bases de su ‘método paranoico-crítico’. Así pues, desde este momento queda patente en sus trabajos un interés por lo onírico y simbólico, alejándose de la realidad física y primando el universo de la imaginación  y los sueños. El resultado son obras complejas en las que influyen numerosos elementos que dan pie a variadas interpretaciones.

El ‘método paranoico-crítico’ de Dalí era definido por el propio artista como un procedimiento “de conocimiento irracional” que se basaba en “la objetividad crítica y sistemática de las asociaciones e interpretaciones de fenómenos delirantes”.

En 1931 pinta su obra cúspide, ‘La persistencia de la memoria’, en la que aparecen los míticos relojes blandos con los que el pintor alude a lo fugaz y relativo que es el tiempo. En contraposición a lo blando, Dalí coloca los relojes sobre un extenso paisaje que actúa como representación de lo duro, es decir, de aquello que es perdurable.

'La persistencia de la memoria' (1931) - Salvador Dalí.

‘La persistencia de la memoria’ (1931) – Salvador Dalí.

En 1940 Salvador Dalí se traslada a Estados Unidos con su mujer Gala, donde permanece hasta 1948. Durante esta etapa Dalí experimenta con el diseño de escenografías y joyas. También muestra su faceta como escritor, publicando en 1942 su libro autobiográfico ‘La vida secreta de Salvador Dalí’. Dos años más tarde, en 1944, retorna a la pintura con el ‘Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar’.

‘Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar’ (1944) - Salvador Dalí

‘Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar’ (1944) – Salvador Dalí.

En 1948 Dalí regresa a España y comienza un nuevo periodo artístico en el que predominan los motivos religiosos, tal y como se puede apreciar en su obra ‘Cristo de San Juan de la Cruz’ (1951). También elabora artículos para prestigiosas publicaciones como ‘Vogue’ o ‘Herald American’.

Posteriormente Dalí sigue envuelto en el cine y la pintura, ilustra libros, realiza diversas conferencias y exposiciones, y en 1974 inaugura el Teatro-Museo Dalí de Figueres. En 1989 fallece dejando un conjunto de trabajos que actualmente sigue despertando el interés de expertos y estudiosos del arte.

La única diferencia entre un loco y yo es que el loco cree que no lo está, mientras yo sé que lo estoy – Salvador Dalí 

Sobre El Autor

Periodista. Fundador de Culturavia.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.